Blog: Kaizen

¿Qué es la fidelización?

En marketing, la fidelización tiene como objetivo la repetición de compra del consumidor. Es decir, a través de diferentes técnicas, acciones y promociones se pretende que el consumidor que ya ha comprado nuestra marca nos siga comprando y se convierta en un cliente habitual, y finalmente, un prescriptor de la marca.

Según el I Estudio de Marketing Relacional, elaborado por Mediapost en colaboración con la Asociación de Marketing de España, casi seis de cada diez (57,4%) consumidores valoran la obtención de descuentos interesantes para siguientes compras a través de las técnicas de fidelización.

Ahora bien, ¿cómo conseguimos esta repetición?

El primer paso es establecer una estrategia bien definida para alcanzar los objetivos establecidos. ¿Qué es lo que queremos? Si nuestro objetivo es crear notoriedad de marca la estrategia será diferente a si queremos aumentar la repetición de marca.

Aquí os presentamos algunas técnicas y herramientas para potenciar la fidelización entre los clientes.

Club

Muchas marcas han utilizado esta acción. Se trata de ofrecer a nuestro cliente un toque de distinción y exclusividad. A todos nos gusta sentirnos parte de algo, y por ello nos sentimos especiales. Es por ello que, al crear un club de nuestra marca, ofreciendo a nuestros clientes descuentos, promociones exclusivas o ventajas, ofrecemos un plus al consumidor.

Un ejemplo podría ser Telepizza, que ha creado su aplicación Mitelepi, a través de la cual los clientes tienen promociones especiales y acumulan puntos que pueden canjear.

 

Tarjeta de fidelización

Esta sencilla técnica se basa en lanzar una tarjeta a través de la cual con la acumulación de compras se obtiene un descuento o un premio. Con esta acción nos aseguramos que el cliente repita la compra y podemos conseguir que se enamore de nuestro producto o marca. Un ejemplo podría ser la tarjeta de fidelización de Starbucks, con la que por cada cinco desayunos el sexto es gratuito.

 

Responsabilidad Social Corporativa

La RSC es la responsabilidad de las empresas y marcas con la sociedad, es decir, su aportación a las causas sociales y/o benéficas. Este punto es muy importante y debería estar presente en los valores de

todas las empresas, pero además, se puede utilizar como una acción de fidelización.

La consciencia social es un elemento muy presente en la mente de los consumidores, por lo que siempre sentirán tendencia por aquellas marcas que también se preocupan por los mismo problemas que ellos. Por ejemplo, si un porcentaje de la compra se dirige a causas sociales nuestra marca será más atractiva, y los consumidores la elegirán por encima de otras.
Este elemento diferenciador puede ser clave para la estrategia de fidelización.

En definitiva, existen muchas acciones para generar una red de clientes fieles y contentos, pero siempre debemos tener en cuenta que estas acciones deben ir englobadas en la estrategia de comunicación global. La coherencia y cohesión de marca es la clave para conseguir el éxito.

Deja un comentario

¡Hablemos! whatsapp