Blog: Kaizen

Como hemos visto en las últimas elecciones, cada partido a jugado sus cartas a su manera, aprovechando sus ventajas, su situación y sus objetivos. Y esto no es otra cosa que Marketing Político.

Entendemos el marketing político como el conjunto de técnicas dirigidas a facilitar y a adaptar un candidato a su electorado. Es decir, son técnicas y estrategias dirigidas a crear una imagen y generar engagement entre el candidato y su público.

De este modo, el marketing político se desarrolla a través de una campaña, que debe contar con los siguientes elementos clave: un mensaje potente y claro, una estrategia de medios 360º, y una ejecución impoluta en el manejo de los tiempos.

El mensaje es el elemento clave. Se debe crear un discurso de comunicación que incluya aquellos factores que realmente preocupes o interesen al electorado, creando en ellos la idea de que nuestro candidato es la mejor opción. A continuación, es fundamental elegir qué medios son los idóneos. En este punto debemos tener en cuenta que en el panorama comunicativo que nos encontramos, ya no es tan importante el alcance de los medios, en cuanto a masas sino el calado de estos medios en nuestro público. Por ejemplo, para dirigirnos a un público joven hoy en día es más eficiente Instagram que la televisión tradicional.

Y por último, el manejo de los tiempos. Es necesario establecer un timming concreto y específico para que toda la campaña sea efectiva, y las acciones y mensajes se lancen en el momento óptimo.

 

¿Y cómo encajamos las redes sociales en esta estrategia?

 

Un elemento para tener en cuenta son los beneficios que nos aportan las redes sociales, ya que nos permiten un canal de comunicación directo con la ciudadanía. Además, son un canal donde cada día hay más gente y con la que se puede establecer una comunicación más personalizada. Por otro lado, el feedback que nos ofrecen las redes sociales es increíble.

Con todo esto, debemos establecer qué estrategias y acciones desarrollaremos en las redes sociales, que pueden ser las mismas que para los medios convencionales o totalmente diferentes, aprovechando las características propias de dichas redes.

Nuestra recomendación es combinar el mundo online y el offline, para así crear un mensaje y una estrategia 360º

 

Es importante, por tanto, desarrollar un buen plan de acciones, que incluyan la creación de contenido de interés para nuestro público, generar debate social y participación ciudadana al compartir temas de actualidad y lanzar alguna encuesta de opinión.

Podemos analizar algún caso práctico para entender el gran papel de las redes sociales en el marketing político, como podrían ser el caso de Podemos o Vox en España.

La marca política Podemos, que actualmente es la 4ª fuerza política en España, surgió como un movimiento social de protesta ante la situación de crisis que vivía España. Su éxito de convocatoria en el denominado 15M es debido entre otros muchos factores a las redes sociales, a otro conjunto de variables que analizamos en un artículo publicado en el ElDiario.es y recogido en nuestro blog.

Todavía más reciente es el caso de Vox. Este partido siempre había sido minoritario, pero con su éxito en las elecciones autonómicas andaluzas supo aprovechar el potencial de las redes sociales para trasladar su mensaje al resto del país. Con una estrategia de vídeos, contenido propio, interacción y mensajes rompedores, Vox se convirtió en tema de agenda pública, y por tanto aumentó su notoriedad. Solo hay que ver los resultados de estas elecciones para comprender su gran auge, ya que pasó de no tener representación a ser la 5ª fuerza política y que tiempo atrás hacíamos mención sobre esta posiblidad a través de un artículo publicado en el diario El Mundo y que recogíamos en nuestro blog.

Las redes sociales son un elemento importante de las campañas políticas, pero lo realmente importante es saber sacarle todo el jugo y adaptarlas correctamente a la estrategia global.

Deja un comentario

¡Hablemos! whatsapp