Blog: Kaizen
el mundo

Tiempo de cambio

Artículo publicado en El Mundo 

La salida de la crisis ni está siendo para todos igual, ni muchísimo menos la capacidad de adaptación se está demostrando de manera homogénea. Tampoco para las empresas. En términos darwinistas, la supervivencia no viene generada por una mayor fortaleza de los organismos sino por su capacidad de adaptación a los cambios.

Según datos del Ministerio de Industria, más del 99% del tejido empresarial español y valenciano son pequeñas y medianas empresas (PYMES) y la captación de clientes y la adaptación a los nuevos mercados son uno de sus principales problemas.

La cuestión es: ¿siguen siendo los mismos clientes y mercados los que nos encontramos tras el cataclismo? La pregunta es retórica. Es más, estas diferencias entre los patrones de consumo anteriores al desplome y los actuales se diferencian por parámetros como la disponibilidad de renta en algunos casos. Pero también los asociados a nuevos estilos de vida que se han implementado o evolucionado. Un ejemplo, entender lo económico disociado de lo social o lo político es hacer una lectura parcial de la realidad.

Los cambios acontecidos estos últimos años han fraguado la ruptura de viejos paradigmas en lo económico y lo social que han contribuido en gran medida a cambios en lo político. Evidentemente, en parte aumentado por el estímulo de la alta influencia de los medios de comunicación, y muy particularmente de la televisión.

La nueva sociedad de consumo dibuja una nueva realidad de paradigmas emergentes asociados a nuevas pautas de comportamiento en el consumidor. Consumidores mejor informados y más exigentes con sus demandas, en las que los valores adquieren más importancia.

Cada vez adquiere más valor para el consumidor que la empresa que presta sus servicios transmita su compromiso con los nuevos valores de los que se ha impregnado la sociedad: el compromiso con las personas, con los trabajadores de una empresa, con el medio ambiente, en la conciliación de la vida laboral, etc; valores por los que las empresas y las marcas deben apostar en el diseño de sus propuestas de valor.

Una nueva realidad para ciudadanos y consumidores que obliga a demostrar a las empresas su capacidad de adaptación al cambio.

Eduardo Amorós Kern es director de Marketing en KAIZEN GROUP y profesor de la Universitat de València

 

 

Deja un comentario

¡Hablemos! whatsapp